Últimos temas
» Alfonso VIII, biografía
Sáb Nov 07, 2015 6:23 pm por Bezudo

» Alfonso VIII
Miér Nov 04, 2015 1:17 pm por Bezudo

» Leonor de Plantagenet
Miér Nov 04, 2015 1:11 pm por Bezudo

» 8º Centenario muerte Alfonso VIII
Sáb Oct 10, 2015 8:34 am por Bezudo

» Virgen de las Batallas
Dom Sep 27, 2015 4:20 pm por Bezudo

» CORTE REAL, componentes
Vie Mar 21, 2014 6:19 pm por Bezudo

» Puerta del tiempo 2013
Dom Sep 01, 2013 9:44 am por Bezudo

» Diversos patrones
Sáb Mar 16, 2013 8:39 pm por Bezudo

» II Hijuela Histórica - Carboneras de Guadazaón
Dom Mar 10, 2013 6:14 pm por Bezudo

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Alfonso VIII, biografía

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alfonso VIII, biografía

Mensaje  Bezudo el Sáb Nov 07, 2015 6:23 pm

Artículo sobre la vida de Alfonso VIII publicado en el nº 1 de la revista Patrimonio, Historia y Humanidades del Instituto de Estudios Conquenses:
ALFONSO VIII, EL NOBLE, REY DE CASTILLA
Nació en Soria el 11 de noviembre de 1155.
Hijo del castellano Sancho III el Deseado y Blanca Garcés de Navarra.
Quedó huérfano con tres años de edad, se designó tutor a Gutierre Fernández de Castro y regente a Manrique Pérez de Lara lo que desató una sangrienta guerra civil entre castellanos.
El periodo de incertidumbre fue aprovechado por los reinos vecinos y así, en 1159, el rey navarro Sancho VI se apoderó de Logroño y de amplias zonas de La Rioja, mientras que el tío del joven Alfonso, el rey leonés Fernando II, se apoderó de tierras burgalesas.
FAMILIA
Tras ser proclamado rey de Castilla se concertó su matrimonio con Leonor de Plantagenet, de diez años, hija de Enrique II de Inglaterra y de Leonor de Aquitania, destacados fueron sus hermanos Ricardo Corazón de León y Juan sin Tierra. Aportó como dote el condado de Gascuña, un territorio que Alfonso tuvo que renunciar para centrar sus esfuerzos en la reconstrucción de Castilla.
Tuvieron diez hijos documentados:
- Berenguela, reina de Castilla y esposa de Alfonso IX de León.
- Sancho, primer hijo varón fallecido prematuramente.
- Sancha.
- Urraca, reina consorte por su matrimonio en 1211 con Alfonso II de Portugal.
- Blanca, reina consorte de Francia por su matrimonio en 1200 con Luis VIII y fundadora del monasterio de monjas cistercienses de Maubuisson.
- Fernando, heredero fallecido a los veintidós años.
- Mafalda de Castilla.
- Leonor, reina consorte de Aragón por su matrimonio en 1221 con Jaime I de Aragón.
- Constanza de Castilla, abadesa del monasterio cisterciense de Santa María la Real de Las Huelgas en Burgos.
- Enrique, sucesor de Alfonso VIII, con el nombre de Enrique I.
Alfonso y Leonor mantuvieron un largo matrimonio que los cronistas de su tiempo definen como feliz y modélico. Las anotaciones marginales y anónimas en la “Estoria de España” de Alfonso X el Sabio, muy posteriores a su época, sobre unos amoríos del rey con una judía de Toledo constituyen una leyenda fomentada por la literatura y el teatro.
GOBIERNO
Con quince años Alfonso VIII fue proclamado en Burgos rey de Castilla. Durante todo su reinado sus desvelos fueron dirigidos a la consolidación del reino. Su primer objetivo como monarca fue afianzar las fronteras con los reinos vecinos, e incluso recuperar zonas, después de que estos le usurparan territorios aprovechando la situación de desgobierno durante su minoría de edad.
La tregua de paz de diez años suscrita con el navarro Sancho el Sabio en Fitero, en 1167, se rompieron cuando este atacó al aliado de Castilla el rey aragonés Alfonso II el Casto, lo que aprovechó para hacerse con las comarcas que antes le arrebatara. Recuperó La Rioja, Vizcaya, Álava y Guipúzcoa.
Las diversas campañas contra Navarra obligaron a su rey a suscribir un acuerdo para poner fin a sus enfrentamientos y someter sus diferencias al arbitrio de Enrique II de Inglaterra, una mediación que no convencieron a ninguna de las partes. Obligado por las amenazas derivadas de los acuerdos entre los reyes de Castilla y Aragón, el rey navarro suscribió en Nájera y Logroño un extenso tratado de paz y amistad que respetó hasta su muerte. Pactos que su heredero Sancho VII el Fuerte no mantuvo y que incluso, aprovechando momentos de debilidad tras la derrota castellana frente a los almohades en Alarcos, atacó a Castilla ganándole territorios. Estos actos pronto tuvieron respuesta cuando Alfonso VIII pactó treguas con los almohades y leoneses para evitar sus agresiones y, junto a su gran aliado aragonés, recuperar territorios y ganar otros que desde tiempos de su tatarabuelo Alfonso VI pertenecieron a Castilla. Tanta fue la presión militar que el asedio a Vitoria forzó la huida del rey Sancho VII a tierras andalusíes.
Cedió a la Orden de Calatrava las villas de realengo Maqueda y Zorita y a la de Santiago la villa de Uclés siendo desde entonces la casa principal de esta orden militar.
Alfonso VIII fue el fundador del germen de la universidad, el Studium Generale de Palencia, además su corte sería un importante instrumento cultural que acogería trovadores y sabios gracias a la influencia de su esposa Leonor de Plantagenet.
En 1179 firmó el tratado de Cazorla con su aliado el rey aragonés por el que se repartieron territorios de futuras conquistas quedando liberado Alfonso II del vasallaje que le debía al rey castellano.
En 1181 suscribió el tratado de paz en Medina de Rioseco con su tío el rey leonés Fernando II poniendo fin a un viejo conflicto de hacía veinte años. Este fue ratificado por el de Fresno-Lavandera en 1183. Muerto el rey leonés le sucedió su hijo Alfonso IX con el que se iniciaron las hostilidades entre ambos reinos, a pesar del laudo arbitral de Tordehumos de 1194, finalizando las disputas del infantazgo con la unión matrimonial del leonés con la infanta castellana Berenguela. Sus gestiones políticas a favor de los derechos de su nieto hicieron posible que en 1230 el infante Fernando ocupara el trono de León, unificando para siempre los dos reinos hermanos.
Funda la ciudad de Plasencia en 1186.
Castilla se convirtió en el reino hegemónico y principal entre los cinco reinos cristianos peninsulares.
Creó desde la nada una red comercial de villas orientada hacia el tráfico mercantil terrestre con Aquitania y marítimo con Inglaterra sentando las bases portuarias para la creación de la armada de Castilla.
ALFONSO Y EL ISLAM
Tuvo excelentes relaciones políticas y militares con el rey musulmán Muhammad ben Mardanix, llamado Rey Lobo. Cuando falleció, su hijo se alió con los almohades, Alfonso se sintió liberado de sus pactos y decidió ampliar la frontera por el sur conquistando Cuenca en 1177. Le siguieron Zafra, Alarcón, Iniesta, Moya, Cañete, Utiel y Requena entre otros.
El Cuenca vivió varios años siendo la capital del reino, fue sede episcopal y allí nació su hijo primogénito Fernando. Los arquitectos normandos de Leonor levantaron la catedral sobre los cimientos de la mezquita, se construyó el Hospital de la Orden de Santiago para redención de cautivos y asistencia a pobres y se dotó a Cuenca de “fuero extenso” lleno de privilegios sirviendo de modelo para otras muchas villas.
El califa almohade Abu Yaqub Yusuf al-Mansur cruzó el estrecho de Gibraltar y desembarcó en Tarifa al frente de un poderoso ejército con el que se dirigió hacia tierras castellanas. Alfonso VIII reunió a su ejército en Toledo y aunque consiguió el apoyo de los reyes de León, Navarra y Aragón no esperó la llegada de dichas tropas y se dirigió hacia Alarcos donde el 19 de julio de 1195 sufrió una estruendosa derrota.
Alfonso VIII se encontró en una peligrosa situación que le llevó a la posibilidad de perder Toledo y todo el valle del Tajo, por lo que el rey solicitó en 1212 al papa Inocencio III la predicación de una Cruzada a la que no sólo respondieron sus súbditos castellanos, sino también el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, los aragoneses con su rey Pedro II el Católico, los navarros dirigidos por Sancho VII el Fuerte, las órdenes militares de Calatrava, Temple, Santiago y de Malta. Con todos ellos y tras la recuperación de los enclaves del valle del Guadiana (Calatrava, Alarcos, Benavente, etc.) alcanzó la esperada victoria sobre el califa almohade en la batalla de las Navas de Tolosa, librada el 16 de julio.
Un año más tarde conquistó Alcaraz consolidando las fronteras castellanas.
En su lucha contra el Islam y la recuperación de territorios afianzó la superioridad de las armas cristianas en la península abriendo las puertas a Castilla para la conquista de al-Andalus.
CURIAS, CORTES Y FUEROS
A sus curias extraordinarias, formadas por la familia real, los magnates y los prelados incorporó representantes de los concejos transformando la curia regia en cortes, cuna de los actuales parlamentos.
La organización entre concejos, su gran autonomía, sus importantes milicias, su gran poder económico y su imprescindible presencia en las repoblaciones de terrenos fronterizos convirtieron a la población, los castellanos, en hombres libres presentes en los asuntos del reino.
Ante la ausencia de un derecho general el rey dotó a las aldeas, villas y territorios de fueros, privilegios de leyes particulares que garantizaban la atracción y mantenimiento de la población en determinadas zonas adaptando la ley no escrita o “uso de la tierra” a las necesidades del lugar.
Alfonso VIII, con 59 años y 56 de reinado, falleció el día 6 de octubre de 1214 yendo de viaje al pasar por la aldea de Gutierre Muñoz (Ávila). Su esposa murió 25 días después y ambos están enterrados en el Monasterio de las Huelgas de Burgos, fundado por la reina, en sarcófagos unidos uno junto al otro.
El reinado de Alfonso VIII se nos presenta como una época de prosperidad pues supo hacer brillar la paz, la justicia y el respeto a la autoridad del monarca sin que las crónicas y la documentación nos registren un solo acto despótico, cruel o arbitrario.
Su vida ejemplar llevó a Felipe II a solicitar su beatificación atribuyéndosele algunos milagros localizados en Cuenca, Illescas y Burgos rindiéndosele cierta veneración con fama de santidad en el sepulcro de las Huelgas. Su abadesa, doña Ana de Austria, volvió a reiterar en 1624 la misma petición de beatificación y el papa Urbano VIII ordenó la apertura del proceso informativo.
Bibliografía:
- Alfonso VIII rey de Castilla y Toledo (1158-1214); de Gonzalo Martínez Díez, Gijón, 2007.
- El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII; de Julio González y González, Madrid, 1960, 3 volúmenes.
- Memorias históricas de la vida y acciones del rey don Alonso el Noble, octavo del nombre; de Gaspar Ibáñez de Segovia Peralta y Mondéjar, Madrid, 1783.
- Deviant politics and Jewish Love: Alfonso VIII and the Jewess of Toledo; de David Nirenberg, Jewish History 21, Baltimore, 2007.

_________________
SI TU UALES EGO UALEO
"si tú estás bien, yo estoy bien"
[img]<script src='http://img51.imageshack.us/shareable/?i=getattachmentxgv.jpg&p=tl' type='text/javascript'></script><noscript></noscript>[/img]
avatar
Bezudo
Admin

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 22/07/2010
Edad : 57
Localización : Cuenca - Madrid

Ver perfil de usuario http://conca.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.