Últimos temas
» Alfonso VIII, biografía
Sáb Nov 07, 2015 6:23 pm por Bezudo

» Alfonso VIII
Miér Nov 04, 2015 1:17 pm por Bezudo

» Leonor de Plantagenet
Miér Nov 04, 2015 1:11 pm por Bezudo

» 8º Centenario muerte Alfonso VIII
Sáb Oct 10, 2015 8:34 am por Bezudo

» Virgen de las Batallas
Dom Sep 27, 2015 4:20 pm por Bezudo

» CORTE REAL, componentes
Vie Mar 21, 2014 6:19 pm por Bezudo

» Puerta del tiempo 2013
Dom Sep 01, 2013 9:44 am por Bezudo

» Diversos patrones
Sáb Mar 16, 2013 8:39 pm por Bezudo

» II Hijuela Histórica - Carboneras de Guadazaón
Dom Mar 10, 2013 6:14 pm por Bezudo

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada


Leonor de Plantagenet

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Leonor de Plantagenet

Mensaje  Bezudo el Miér Nov 04, 2015 1:11 pm

A lo largo de toda la historia de Castilla ninguna reina ha tenido tanta vinculación con Cuenca como Leonor. Su figura ha sido en cierta manera eclipsada por el protagonismo de su esposo Alfonso VIII, no obstante su obra y su personalidad siguen vivos con el paso de los años.

La princesa inglesa vino de tierras lejanas, de Normandía donde nació en 1160, hija de la ilustrada promotora de las artes Leonor de Aquitania. Destacados fueron sus hermanos Ricardo "Corazón de León" y Juan "sin Tierra" relacionados con varias novelas y películas de Robin Hood.

Leonor de Aquitania fue la principal promotora del enlace entre su jovencísima hija de 10 años y el también joven Alfonso de 15, coronado rey de Castilla un año antes.

La espléndida embajada que Alfonso VIII envió a Burdeos para recoger a su futura esposa estaba compuesta por el arzobispo de Toledo, cuatro obispos, condes y los principales ricohombres de Castilla. El séquito que acompañó a Leonor estaba constituido por el arzobispo bordelés, seis obispos y quince nobles de Gascuña, Normandía y Bretaña.

Los desposorios tuvieron lugar en septiembre de 1170, en la ciudad de Tarazona, que celebró con grandes fastos tan magno acontecimiento. Alfonso concedió una riquísima dote nunca antes conocida en Castilla compuesta por catorce villas-castillos, las rentas de veintitrés puertos y villas, y para la cámara personal de su radiante esposa la ciudad de Burgos y la villa de Castrojeriz con todos sus derechos y rentas añadiendo 5.000 maravedíes a cobrar de las rentas de Toledo, además le donaría la mitad de los territorios que conquistara a los andalusíes a partir de la celebración del matrimonio. En correspondencia a tan magníficas arras los reyes ingleses ofrecieron a su hija el condado de Gascuña.

La mejor princesa

No se pudo elegir mejor princesa para Castilla pues se aseguraban las fronteras pirenaicas, se participaba del poderío naval inglés y se afianzaban alianzas con Enrique II "a quien tenemos como padre".

Aunque realmente Alfonso nunca pudo anexionar Gascuña a la corona de Castilla numerosos caballeros gascones vinieron a la península para ayudar a su señor en la lucha contra los almohades. ¡Imaginemos por un momento como podría ser actualmente la extensión de Castilla de haber logrado el control efectivo de su legítima posesión!

La coetánea Crónica Latina de los Reyes de Castilla dice de Leonor que era de elevadas costumbres, recatada y de gran prudencia. La Crónica General afirma que poseía exquisita educación, era sosegada y muy hermosa, gran limosnera, muy amable con su marido y que sabía honrar en su trato a todas las gentes de su reino, a cada una según su estado, y la Crónica de Veinte Reyes dice textualmente: "La dueña salió muy sesuda e mucho entendida e muy buena e muy loçana".

Su estudioso y académico Fidel Fita dice que tenía "espléndida hermosura de alma y cuerpo, su talento y gracia incomparables" y "la dulzura y serenidad de sus ojos claros, la majestad de su rostro hermosísimo, la prudencia y modestia de sus palabras, la liberalidad de sus manos, lo delicado, tierno y piadoso de su corazón, más de madre que de reina, fueron manantial perenne de alivio al menesteroso, de salud al enfermo, de consuelo al triste, de libertad al cautivo, de moderación a los grandes, de prosperidad a los pueblos, de paz a los discordes y beligerantes, de amparo y obediencia a la religión, y de sabio consejo en la suprema esfera de los políticos del Estado".

El historiador René Jesús Payo afirma que "sí que tuvo tiempo de ser instruida en los secretos de la política y de la diplomacia, a la vez que se despertaba en ella el gusto por el mundo trovadoresco y por las refinadas formas literarias y artísticas".

La llegada de Leonor al viejo reino medieval castellano, criada y educada en un ambiente progresista y artístico donde eran frecuentes las cortes de amor en las que damas nobles celebraban asamblea junto a Leonor de Aquitania en la que debatían los problemas del amor, analizaban la conducta entre hombres y mujeres y resaltaban la feminidad como factor de inspiración en el hombre, supuso un soplo de aire fresco hacia la apertura cultural occidental. Los trovadores y juglares se instalaron en la corte castellana marcando una nueva moda y hasta los vetustos vestidos se apuntaron a la corriente gótica combinada con los aires andalusíes que incluían bordados y brocados y la generalización de las camisas margomadas.

Su dulce carácter conquisto al rey con quien vivió toda su vida muy compenetrada, entregada a la educación de sus hijos. Ciertamente tuvo gran influencia política y cultural y reinó interviniendo junto al rey castellano el cual, compartiendo la habitual responsabilidad gobernante, especificó en su testamento que sería ella quien regiría Castilla durante la minoría de edad del heredero.
Mecenas de la Educación

La falsa leyenda de los amoríos del rey Alfonso con la judía toledana Raquel no tiene cabida en la historia, el amor y fidelidad que ambos se profesaban y que nunca han sido desmentidos se tradujeron en un matrimonio felicísimo durante los 44 años que duró este. Un testimonio contrario a estas fantasías literarias es la referencia de la Crónica de Veinte Reyes sobre Alfonso VIII del que dice: "…don Alfonso faziendo su vida buena e muy limpia con su mujer doña Leonor ouo de fazer fijos en ella…" Fruto de este amor fueron 10 los hijos constatados y otros inciertos de los que existen restos óseos en las tumbas reales.

Impulsó la creación de la primera universidad en Europa, la Studium Generale de Palencia y el vanguardista Monasterio Real de las Huelgas de Burgos de monjas cistercienses, casa madre de todas las abadías femeninas de Castilla y de León, con el propósito de que las mujeres pudieran alcanzar los mismos niveles de mando y responsabilidad que los hombres pues la abadesa sólo dependía del papa estando por encima de la curia episcopal, daba las licencias para que los sacerdotes confesaran, predicaran o dijeran misa; era dueña de un señorío con exenciones fiscales, tenía fuero propio con mando civil y criminal y nombraba alcaldes.

Fue tras la conquista de Cuenca y de que se le concediera concejo y un excepcional fuero en el que a sus habitantes se les reconocía como señores de sí mismos, cuando la joven Leonor de 17 años purificó la mezquita ordenando levantar en su lugar, con la ayuda de sus arquitectos normandos, una de las primeras catedrales góticas de España trayendo los obispados de Valeria y Ercávica. También construyó en los arrabales el hospital encomendado a la Orden de Santiago para la redención de cautivos y atención a los enfermos.
Tanto gustaron los reyes de Cuenca que aquí establecieron su morada y aquí vivieron durante varios años haciéndola capital regia de Castilla.

Una muerte por amor

Posiblemente fuera en el alcázar conquense recién conquistado donde en 1189 Leonor parió a su hijo Fernando, infante destinado a heredar el reino y al que hicieron partícipe en el gobierno y en la dirección de la guerra. Con 22 años, regresando de una campaña contra los andalusíes de Montánchez y Trujillo se sintió repentinamente enfermo, y preso de las fiebres falleció por la noche en Madrid en los brazos de su madre.

Alfonso VIII murió el 6 de octubre de 1214 asistiendo a sus funerales, entre otros, el obispo de Cuenca. Pasados los años Felipe II solicitó su beatificación por unos milagros acaecidos en Cuenca, Illescas y Burgos gozando de cierta veneración su sepulcro de Las Huelgas.

Leonor no soportó el dolor de su pérdida. Se sobrepuso hace años a la muerte de su primogénito, pero perder a su marido, lo que más quería y estar enferma de cuartanas, le supuso la muerte a los 25 días, en la medianoche del 31 de octubre.

Ambos yacen en la nave mayor de la iglesia del burgalés Monasterio de Santa María la Real de Las Huelgas, en dos sarcófagos unidos, policromados, decorados con los castillos de Castilla y con los tres leopardos pasantes y coronados de los Plantagenet.

_________________
SI TU UALES EGO UALEO
"si tú estás bien, yo estoy bien"
[img]<script src='http://img51.imageshack.us/shareable/?i=getattachmentxgv.jpg&p=tl' type='text/javascript'></script><noscript></noscript>[/img]
avatar
Bezudo
Admin

Mensajes : 142
Fecha de inscripción : 22/07/2010
Edad : 57
Localización : Cuenca - Madrid

Ver perfil de usuario http://conca.gratis-foro.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.